Al rescate de un patrimonio olvidado

El estudio de arquitectura In Situ Art Projects, adscrito al Grupo Odalys, y el Atelier Cruz-Diez de París desarrollan un plan para restaurar la obra monumental del artista cinético en el país

Ya son comunes las noticias sobre el mal estado del piso del Aeropuerto Internacional de Maiquetía “Simón Bolívar”, cubierto a mediados de los años 70 por la ambientación cromática Color Aditivo, ​realizada en 1974 por el ​ maestro del arte cinético Carlos Cruz-Diez, un referente en el mundo en cuanto a la integración de las artes a una obra pública.

Convertido hoy en símbolo del éxodo de venezolanos el piso del terminal aéreo lo amenazan dos fenómenos sobre los cuales no terminan de tomarse acciones: por un lado, está la secular desidia de las autoridades responsables de resguardar este patrimonio nacional, y por el otro, la ignorancia de muchos usuarios que, a manera de suvenires, se apropian de los mosaicos que cubren una superficie de 2.952 metros cuadrados. Olvido y vandalismo, sin más.

Desde hace un año, el Grupo Odalys, que abarca una casa de subastas, tres galerías (en Caracas, Miami y Madrid), una fundación, una editorial de libros y catálogos de Arte, y más recientemente, el estudio de arquitectura In Situ Art Projects, ha puesto en marcha, desde esta última de sus filiales, el Gran Proyecto de Recuperación del Patrimonio Artístico-Monumental de Venezuela, que se inicia con el foco puesto en las creaciones del maestro Cruz-Diez.

Karina Saravo Sánchez, directora de In Situ Art Projects, explica que de las 150 obras monumentales que hay de Cruz-Diez en el país, 90 han sufrido un deterioro representativo. “Decidimos iniciar el proyecto con él porque es uno de los artistas venezolanos de mayor trascendencia, y está activo que es otro valor añadido. También estamos trabajando en paralelo con obras de Jesús Soto, Alejandro Otero y Mercedes Pardo, pero ellos ya no están, por eso en el caso de Cruz-Diez, se nos facilita mucho poder restaurar las obras de la mano del artista, estando él consciente del deterioro que tienen y pudiendo decidir con nosotros cuál es la mejor alternativa para solucionarlo”, explica.

Laberinto cromovegetal. Universidad Simón Bolívar

El proceso se ha desarrollado de la siguiente manera: durante un año se ejecutó una etapa de investigación con la cual se hizo el levantamiento histórico, técnico y artístico de las obras monumentales de Cruz-Diez. Una vez clasificadas, y en contacto con las instituciones encargadas o que son propietarias de cada una de las obras, se evaluó el estado de conservación de cada una, tomando en cuenta su nivel de integridad, soporte y espacio físico que las rodea.

Hasta el presente se han inspeccionado las obras del Aeropuerto de Maiquetía, del Puerto de La Guaira (fachada de los silos y la perimetral del Puerto); de la sede de la Asociación de Ejecutivos del estado Carabobo, en Valencia; de los tres arcos en Porlamar, y del Aeropuerto Alberto Carnevalli de Mérida, entre otras. Casi todas las creaciones de Cruz-Diez en Caracas han sido examinadas. Los detalles están disponibles en www.insituartprojects.com.

“El maestro Cruz-Diez, junto con su hijo Carlos Cruz Delgado, director del Atelier Cruz-Diez París, van a supervisar los trabajos de restauración de las obras en alianza con In Situ Art Projects, para eso hemos elaborado un protocolo, basado en los planos originales, los materiales y pigmentos a utilizar, entre otros detalles a considerar, para que la obra de restauración tenga un acabado idéntico a la obra original”, se explica desde el taller del artista.

Asociación de Ejecutivos del estado Carabobo, en Valencia

No es política, es cultura

“La idea es que este sea un proyecto a muy largo plazo, sostenido en el tiempo”, explica la directora de In Situ Art Projects. Para ello, luego de hecha la inspección de la que surgirá un diagnóstico al que seguirán las labores de restauración propiamente dichas, se necesitan recursos financieros. “Si las obras son públicas, evidentemente el Estado y las instituciones públicas son las encargadas de buscar el dinero para financiar estas obras de restauración; de hecho, nosotros hemos hecho sugerencias de estrategias para que ellos puedan conseguir las fuentes de financiación, pero realmente eso es trabajo de las instituciones públicas. Con la empresa privada estamos buscando también algunas soluciones”, asegura.

“En relación a la responsabilidad del Estado en el resguardo del Patrimonio Artístico de la Nación, efectivamente es imprescindible haber hecho contacto con entes públicos, en especial con el Instituto de Patrimonio Cultural. Ciertamente se nos ha solicitado nuestra presencia especialmente en el puerto y el aeropuerto. Ellos ​tienen la intención de restaurarlas, otra cosa es que tengan los recursos y se pueda hacer, ​lo importante es que​ se ha​​ sensibilizado a las personas que dirigen estas instituciones”, dice Odalys Sánchez, directora del Grupo Odalys, para quien es fundamental que se entienda que “no pretendemos llevar esto a un tema político; sencillamente, quien tenga la buena disposición de ayudar en la restauración de las obras de arte monumentales en Venezuela, para nosotros, será nuestro mejor interlocutor”.

Fuente: http://www.eluniversal.com/

Fundación Cuatropés, “Proyectos para el País Porvenir”, se crea en diciembre de 2016 para promover procesos editoriales, propuestas, estudios, proyectos y documentos que contribuyan a definir al País Porvenir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *