Diablos Danzantes de Yare celebran 269 años de tradición en Venezuela

La celebración de los Diablos Danzantes de Corpus Christi data de hace 268 años. Esta manifestación cultural rinde tributo al Santísimo Sacramento a través de una danza alegre y colorida que recrea el triunfo ancestral del bien sobre el mal. Se celebra en 11 regiones del país nueve jueves después del Jueves Santo.

Está conformada por promeseros que visten indumentarias coloridas y máscaras de diablos –elaboradas por cada cofradía–, y los devotos que colaboran con los preparativos de altares y ofrendas.

Los diablos bailan por el pueblo al ritmo de maracas, cajas, tambores o instrumentos de cuerda para espantar al maligno, hasta rendirse sumisos ante el Santísimo.

Aunque son los hombres los que representan a los diablos, las mujeres forman parte importante en el proceso de confección de trajes.

Estas son las 11 cofradías de los Diablos Danzantes de Corpus Christi de Venezuela:

– Diablos Danzantes de Yare: Se celebra en San Francisco de Yare, estado Miranda. Bailan vestidos totalmente de rojo, con rosarios y cruces de palma en la espalda, y grandes máscaras.

Se dice que la tradición comenzó en 1749, luego de una gran sequía que afectó el Valle de Yare. Fieles hicieron promesas al Santísimo Sacramento para que llegara la lluvia al lugar. Esta cofradía incorpora una mujer en su baile, “La Sayona”, señala una información del Ministerio de Turismo.

– Diablos de Naiguatá (Miranda): Las máscaras representan en su mayoría a animales marinos.

– Diablos Danzantes de Ocumare de la Costa (Aragua). Data del año 1610. Baila dos días en la semana de Corpus Christi. El traje es parte de la ofrenda que se ofrece al Santísimo Sacramento y debe ser nuevo cada año; si no, el promesero no puede bailar. Las máscaras representan a animales. Cada uno lleva una cruz de tela bordada y una de palma bendita, para proteger a los danzantes.

– Diablos de Chuao (Aragua): Tiene más de 300 años. Su vestimenta es multicolor y las máscaras son de color negro, blanco y rojo. Llevan enlazado entre los cachos una cinta tricolor. La danza va acompañada del repique del tambor, que tiene atado un cordón de plumas de zamuro llamado chirriador, que produce una vibración mayor y acompaña al cuatro.

– Diablos Danzantes de Turiamo (Aragua): Se dice que son los “diablos exiliados”. En 1957 fueron sacados de sus tierras durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez para la instalación de una base naval. Desde entonces bailan en los sectores 23 de Enero, El Recurso y La Coromoto, de Maracay. Al atuendo le agregan una especie de látigo de cuero con un palo de madera, conocido como “el mandador”.

– Diablos de Cuyagua (Aragua): Tiene la particularidad de permitirles a los danzantes decidir cómo vestirse cada año.

– Diablos Danzantes de Cata (Aragua): Danzan dos veces al año, el jueves de Corpus Christi y un día festivo que escogen entre todos. Sus máscaras están fabricadas con tela metálica, con los ojos, nariz y boca pegados a la tela. Llevan cintas multicolores en sus cachos y usan capas largas de color. El traje puede ser floreado o estampado.

– Diablos Danzantes de Patanemo (Carabobo): Es una de las más antiguas. Su origen se remonta a 1721. Se dan un baño de purificación en el río El paso de Belén, como parte del ritual.

– Diablos de San Millán (Carabobo): Su vestuario es sumamente colorido y las máscaras están hechas con alambre moldeable, papel periódico y cintas de colores.

– Diablos Danzantes de Tinaquillo (Cojedes): La tradición data de comienzos de 1900. Dedican siete bailes dominicales consecutivos para honrar al Santísimo Sacramento. Su vestimenta destaca por la dualidad del rojo y negro, se complementa con camisa de flequillos y pantalones de satén. Las máscaras son elaboradas con tela metalizada y se caracterizan por tener rasgos humanos exagerados.

– Diablos Danzantes de San Rafael de Orituco (Guárico): Esta celebración se remonta a la época de la Colonia. Es la única cofradía donde se toca el cuatro y la tambora a la vez. Los diablos usan trajes rojos y negros, con capas que los cubren desde los hombros hasta las rodillas. Las máscaras son gigantescas con trompas alargadas, de colores llamativos y apariencia maligna.

Incorporan a una mujer, que llaman “la diabla”, y durante su baile, coquetea con los otros diablos. Su traje es un vestido floreado de mangas largas y su máscara debe ser redonda.

Recién declarada Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad en diciembre de 2012, después de 10 años de evaluación y documentación ante la UNESCO, hecha a través del Instituto de Patrimonio Cultural de Caracas.

Su característica más resaltante es, la devoción mostrada por sus participantes a cumplir las promesas, las cuales normalmente son por asuntos de salud (largas y raras enfermedades, difíciles de curar o accidentes que pusieron en riesgo sus vidas).

San Francisco de Yare es una población de los Valles Mirandinos o Valles del Tuy, debido al principal Río que a traviesa la zona (Río Tuy), a hora y media de Caracas aproximadamente.

Devota de los Diablos de Yare
Devota de los Diablos de Yare

Devoción
Devoción

Diablo y su máscara
Diablo y su máscara

Es un acto de representación del bien contra el mal, en el que los diablos danzan en procesión por el pueblo hasta la puerta de la iglesia, y se preparan desde la noche anterior en una vigilia, acompañada por el canto de fulías, recital de décimas y rezos de salves y rosarios, hasta el amanecer, para comenzar al día siguiente con todo el ritual. Al amanecer salen los diablos en procesión hasta el cementerio, en el que realizan un baile de homenaje a los diablos difuntos y solicitan permiso para comenzar la celebración. Una vez otorgado el permiso caminan de regreso hasta la puerta de la iglesia (dado que el diablo no entra a la iglesia), donde quedaran postrados mientras el párroco oficia la misa del Corpus Christi (Cuerpo de Cristo) representado a través del Santísimo Sacramento. Durante la misa son bendecidos y proclamados los nuevos promeseros, que a partir de ese momento comenzarán a participar hasta cumplir su promesa. A finalizar la misa sale la comisión eclesiástica con el Santísimo Sacramento en procesión, haciendo retroceder entre danzas, tambores y maracas a los diablos congregados en las puertas de la iglesia, hasta hacerlos caer rendidos al final de la procesión, por lo que durante la danza van bajando sus máscaras hasta tocar el suelo en señal de rendición. Sus trajes rojos y sus vistosas y coloridas máscaras, la fé con que participan los promeseros, diablos danzantes y hacen de esta celebración una verdadera muestra del encuentro cultural que tuvo lugar en nuestro país con la llegada de los españoles.

Procesión
Pocesión

Pequeño Altar
Pequeño Altar

El pequeño Rosbert
El pequeño Rosbert, pequeño promesero

Chicas en la procesión
Chicas en la procesión

La historia…

Hay diversas versiones acerca de cómo comenzó esta festividad en nuestro país.

La primera versión

Se sitúa el inicio de esta festividad en la edad media en 1208 cuando la religiosa Juliana de Cornillon promueve la idea de celebrar una festividad en honor al cuerpo y la sangre de Cristo presente en la Eucaristía. Así, se celebra por primera vez en 1246 en la Diócesis de Lieja (Bélgica).

La segunda versión

Se sitúa hace 400 años cuando cuentan que un sacerdote no tenia suficiente dinero ni creyentes para sacar la procesión de Corpus Christi y en vista de esto, expresa: “Si no hay creyentes para sacar al Santísimo, que vengan los diablos entonces”. El cielo empieza a centellar, desatando una fuerte tormenta, dando como resultado que en pocos segundos emergen frente a la iglesia un poco de diablos que entran a la misma a oficiar la misa, y según nos cuentan esta es una de las razones por la que hoy en día se sigue realizando esta tradición.

La tercera versión

Esta historia nos cuenta que en 1740 fue el primer año de los Diablos Danzantes de Yare, era época de sequía, los negros desesperados por el miedo de perder la cosecha, le piden a Dios que llueva, por lo que en ese año llovió torrencialmente y en agradecimiento los negros le ofrecieron vestirse de Diablos.

Personajes

Los diablos tiene diferentes niveles de jerarquías, estás son:

  • 3 Capataces
  • 5 Arreadores
  • Primer Cajero
  • Segundo Cajero
  • Auxiliares
  • 1 Capataz Mujer
  • 1 asistente al 1er Capataz
  • 1 asistente al 2do Capataz
  • Porta-estandarte
  • Promeseros
  • Promeseras

Muestra de las Máscaras

Fuentes: https://www.venezuelatuya.com/  y  http://www.panorama.com.ve/

 

Fundación Cuatropés, “Proyectos para el País Porvenir”, se crea en diciembre de 2016 para promover procesos editoriales, propuestas, estudios, proyectos y documentos que contribuyan a definir al País Porvenir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *