El Salto Eutowarima

El Sur del Orinoco es sin duda una de las regiones más increíbles del planeta en muchos aspectos. Sólo para mencionar algunas pocas características que le otorgarían un título por la UNESCO como patrimonio natural y cultural de la humanidad. Esta región forma parte de la Amazonía suramericana albergando una de las tasas de biodiversidad más alta del planeta, que incluye especies únicas e incluso algunas por descubrir. Conforma uno de los reservorios más importantes de diversidad botánica del mundo. Posee el Orinoco, tercer río más caudaloso del mundo; esta región se caracteriza por poseer una de las redes hidrográficas más ricas y extraordinarias, con el tercer delta más grande del mundo.

Esta vasta región está asentada sobre el “Escudo Guayanés”, formaciones geológicas entre las más antiguas del planeta con una edad de 3.500 millones de años. Allí se encuentran más de 90 montañas muy singulares en forma de meseta (de paredes verticales y cumbres planas) llamadas “Tepuyes” o “Jidi”, constituidas por rocas ígneas sedimentarias de arenisca y cuarcita con más de 1.800 millones de años de antigüedad y que poseen en sus cumbres un porcentaje muy alto de endemismos.

 

También esta zona posee una muy variada cultura etnológica y etnográfica, representada en más de 20 pueblos indígenas, cuya cultura e historia son únicas y representan un atractivo sin igual dadas las costumbres que conocer, historias que descifrar y cosmovisiones para compartir con el resto del mundo. En esta región encontramos vestigios de antiguos pobladores que relataban su historia en piedras, en pinturas y monumentos megalíticos, un muy rico patrimonio arqueológico como petroglifos, pinturas rupestres, monumentos megalíticos, tesoros cerámicos, artesanales, y otros que engalanan nuestra historia antigua, de los cuales aún tenemos mucho que asimilar y aprender.

Podrían escribirse una infinidad de libros sólo hablando de la riqueza natural, geográfica y cultural de esta vasta región que cubre un área de más de 460.000 Km2, pero en esta entrega le quitaremos el velo a uno de los escenarios naturales más impresionantes de todo el Sur del Orinoco, el cuál es conocido por muy pocas personas, este sitio al que me referiré se encuentra situado en la parte alta del río Caroní en el extremo sureste del estado Bolívar.

Les hablo del impresionante el Salto Eutobarima, también es llamado Salto El Humo. Sin duda alguna uno de los saltos más impresionantes de Venezuela, se caracteriza por el ensordecedor estruendo que hace esa portentosa caída de agua, realmente es un espectáculo indescriptible, y la cantidad de “humo” que genera en su cañón es igual de indefinible, de ahí su nombre de Salto El Humo. El Salto Eutobarima es una de las más increíbles maravillas geográficas que guarda nuestro soberbio sur del Orinoco. Soy de los que opinan que afortunadamente se encuentra ubicado en una zona muy remota del sur del estado Bolívar, imposible llegar en vehículo, sólo es posible vía aérea en helicóptero o en una expedición muy larga y fuerte a través de densas selvas, navegación en ríos, caminatas largas y duras con un nivel de humedad de casi el 100% y muchas pernoctas en la intemperie en la selva más profunda infestadas de todo tipo de “bichos”, que para algunos locos como nosotros es el paraíso en la Tierra. He tenido la dicha de estar en dos ocasiones en este aislado e increíble salto del alto Caroní.

Este Salto fue descubierto por el explorador, cartógrafo y buscador de oro español Juan María Mundo Freixas junto a su hijo el también explorador Félix Cardona durante una expedición al sureste del estado Bolívar en el año de 1927. Durante esa expedición en busca de oro dieron por primera vez con este extraordinario salto, sin duda el más majestuoso del río Caroní, en ese entonces en 1927 fue llamado “Salto Tobarima” y que luego en los mapas se conocería como el “Salto Eutowarima” a partir de 1928. Mundo Freixas en sus palabras describió el sonido que generaba el salto como “ensordecedor y el aturdimiento que provocaba el ruido del salto que provoca el muy penetrante ruido de baja frecuencia que atemoriza y confunde los sentidos”. Esta difícil expedición y gran descubrimiento fue publicado en el año de 1928 por el Diario El Universal, y hoy 90 años después le hacemos un muy merecido homenaje en el mismo Diario.

El río Caroní que nace en el Tepuy Kukenán bajo el nombre de río Kukenán constituye uno de los ríos más caudalosos del mundo y el segundo más grande de Venezuela, después del río Orinoco. El Caroní cubre una cuenca de aproximadamente 95.000 Km2 y es el principal afluente del Orinoco con una longitud de unos 930 Km de largo, aporta al Orinoco un caudal promedio entre los 5150 y 6250 metros cúbicos por segundo que equivale alrededor de un 16% del caudal total del río Orinoco. Otras de sus características es que sus aguas son de color oscuro, catalogado como un río de “aguas negras” muy parecido al color del té, este color se debe a la descomposición vegetal de la selva que libera altos niveles de ácidos húmicos. El Caroní recibe agua de unos 250 riachuelos y provee más del 70% de la energía eléctrica de Venezuela.

El Caroní es una cuenca única en el mundo, que resguarda una riqueza sin igual, es nuestro deber y compromiso velar por su conservación y hacer todo lo posible en ponerle un frenado a la minería ilegal, a la contaminación de su cuenca y a la deforestación de sus selvas. Los servicios ecosistémicos que el Caroní nos ofrece son de vital importancia para nuestra supervivencia, si seguimos al paso que vamos créanlo que su degradación pondrá en serio peligro nuestro futuro y el de nuestras futuras generaciones. Y turísticamente hablando, y en específico en el tema del ecoturismo el Caroní con sus numerosos saltos de aguas, su enorme biodiversidad y belleza paisajística representa uno de los destinos más maravillosos de Venezuela. Y el ecoturismo debe ser el real futuro económico de Venezuela, la verdadera solución para nuestro país. Así que amigos les recuerdo que debemos vivir con responsabilidad ambiental y que el futuro de nuestras generaciones comienza por nosotros.

Fuente: http://www.eluniversal.com

Fundación Cuatropés, “Proyectos para el País Porvenir”, se crea en diciembre de 2016 para promover procesos editoriales, propuestas, estudios, proyectos y documentos que contribuyan a definir al País Porvenir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *