Helados con sabor venezolano

Un producto que nació en China y que se lo debemos tal como lo conocemos a los italianos, ha tomado el nombre de algunos heladeros que han hecho lo imposible para que ahora sepa tanto a Caribe

Si hay un alimento que se asocie a la niñez es el helado, ese que nos recuerda el calor, un paseo con los padres, una primera cita de juventud. Ese producto que nació en China hace cuatro mil años y que se lo debemos tal como lo conocemos a los italianos, pero que en Venezuela, por lo menos en Caracas ha tomado el nombre de algunos heladeros empeñados en relacionar un producto tan internacional con lo más puro de nuestra tierra. A ellos les debemos que esta comida tan sabrosa ahora sepa tanto a Caribe.

Fragolate: Artesanos del Mapa Venezolano
Lo que Ramón y Pedro Dadah han logrado con su marca va más allá de haber llevado un postre a la mesa, se trata de ir marcando con tachuelas destinos de nuestro país a punta de sabores fríos. Esta heladería artesanal que más criolla no puede ser, porque nació en el centro de capital venezolana, dignificó con su receta sabores guardados en nuestro paladar durante mucho tiempo.
Visitar su pequeño espacio en el que se hacen largas colas para comprar una barquilla es rencontrase con la magia de la chicha caraqueña, el merengón de níspero o la famosa chuchería ochentera Miramar pero en forma de un cremoso helado. La sed se refresca con un papelón con limón en presentación de sorbete y va más allá del centro del país, llegando hasta el Amazonas cuando presentan su línea de productos que la honran. Copoazú, manaca, moriche y arazá pudieran parecer nombres extraños para bautizar este tipo de comida, pero es que resulta que estos ingredientes son tan nuestros pero tan lejanos que merece la pena acercarlos y mostrarle al paladar de estos lares lo exótico de nuestro catálogo.
La fórmula de Fragolate es la aquella que viene de tierras europeas, pero en este negocio la calidad es el factor determinante que hace que cada sabor salga a la venta. Los hermanos Dadah prueban y corrigen hasta que dan con lo que ellos consideran se aproxima a la excelencia. Innovar es la palabra que combinan con el término anterior, porque en su laboratorio se experimenta cada día, pero también se pretende acercar cada vez más al venezolano a su memoria gustativa, invitarlo a que se atreva a probar y que se quedé con el sabor de su suelo.
Por eso para estos días la propuesta celebra a la sultana del Ávila con la línea “Grandes Cacaos”, un trío de helados que en alianza con la chocolatería Herencia Divina buscan exaltar a Barlovento, Chuao y Amazonas, pero sobre todo a ese que en los últimos tiempos nos hemos dado cuenta, es nuestro oro marrón, el cacao convertido en chocolate. La idea, dicen Pedro y Ramón, es “seguir apostando”.  Cualquier persona preguntaría ¿Por qué?. y los fundadores contestan casi a dúo “porque es necesario”.
La Refrescante Paletta Margariteña 
Hace un poco más de un año cuando viajé a la Isla de Margarita descubrí un pequeño stand de madera en la esquina de un centro comercial, probé lo que allí se vendía y compartí a través de mis redes sociales el buen sabor de boca que esa paleta me dejaba, como yo, muchos visitante de Nueva Esparta hicieron el mismo ejercicio y esta fue tal vez la mejor publicidad que tuvo en aquel momento el local que Alexis Sánchez inauguró por complacer a su esposa en la aventura de trabajar en gastronomía. No sabían ellos que su producto se volvería tan famoso, no se imaginaba este matrimonio que abrirían nuevas tiendas y que Caracas sería el próximo punto de su emprendimiento. “La demanda es una locura” me dice ahora Alexis, “sabemos que la paleta es una tendencia mundial, pero nosotros nos hemos esforzado por darle un toque diferente a esta y que a la vez sea muy cercano a Venezuela”.
La Paletta Margariteña ofrece unos 70 sabores que se pasean por el tomate de árbol, la parchita y por supuesto el ají margariteño, pero que a la vez abre su espectro hacia delicias como el chocolate en sus diferentes presentaciones. “No paramos nunca, siempre nos quedamos sin inventario, por eso hay que estar en constante producción”, me explica Alexis, quien considera que el triunfo de su pequeña empresa es el componente familiar que le da vida. Suegros, padres, primos, cuñados se han involucrado con alguna parte del negocio. Él y su esposa siguen siendo los pilares fundamentales de este y quienes determinan el sello de calidad del mismo, porque son ellos quienes buscan los mejores ingredientes y además, aunque suene romántico y soñador, le han puesto amor y emoción a lo que hacen. Según este heladero, en este momento en Venezuela todo está por hacerse y por eso involucrar innovación, con añoranza siempre será una buena combinación para el éxito.
 Donde Encontrar Estos Fríos Sabores
 – Fragolete se ubica en uno de los vértices del cuadrilátero histórico de Caracas, dentro del Centro Comercial Metrocenter en Capitolio.
 – La Paletta Margariteña abrió su primera sede capitalina en el nivel Acuario del C.C. Sambil
Fundación Cuatropés, “Proyectos para el País Porvenir”, se crea en diciembre de 2016 para promover procesos editoriales, propuestas, estudios, proyectos y documentos que contribuyan a definir al País Porvenir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *