La Incubadora Venezolana de la Ciencia, un proyecto que debe ser respaldado

La Incubadora de la ciencia, un proyecto que ha estado a cargo por jóvenes emprendedores venezolanos, los cuales han buscado ir avanzando y progresando en el área científica y médica.

Desde el 2007, este “proyecto” pudo enmarcarse de manera certera en el rubro científico, ya que, de la mano de jóvenes estudiantes de medicina, algunos que están a mitad de carrera, e incluso, con otros tantos con estudios académicos iniciales, estos han podido posicionar publicaciones en revistas internacionales del rango científico.

Fue en ese mismo año, que la Incubadora consiguió el premio Fundación “Dr. José Gregorio Hernández” 2017, la cual otorga la Conferencia Episcopal Venezolana, por sus estudios relacionados con el virus del Zyka.

A pesar de la proyección productiva de este proyecto, y de los múltiples beneficios que este podría brindarle a los sectores científicos de Venezuela -y el mundo-, la Incubadora aún permanece de cierta manera en el “anonimato”, lo cual tiene mucho que ver con la gran ignorancia y desinterés de las personas en estos temas que a la larga terminan siendo tan fundamentales en las sociedades.

Además, el apoyo que se le brinda a este tipo de proyecto, al emprendimiento de jóvenes intelectuales, es escaso, lo cual reduce las oportunidades de crecimiento y de impacto.

La Incubadora sigue en creciente.

A pesar de las diversas problemáticas que como nación se puedan presentar y que perjudican ampliamente a cualquier ciudadano, y quizá, aún más, a los jóvenes; la Incubadora ha podido mantenerse firme en sus ideales y proyectos.

Siendo este un punto a favor que realmente sirve para dar esperanzas a una Venezuela, en tiempos donde las necesita de sobra.

Esperanzas reales, tangibles y verdaderas. Basándose en jóvenes con ganas y capacidades de hacer algo diferente por una determinada nación.

Para los fines de darse a conocer e ir creciendo en sus acciones, la Incubadora logra asociarse con sectores públicos y organizaciones dentro de la sociedad civil importantes que hacen vida en el estado Lara, tales como la CECOCESOLA, e incluso la Iglesia Católica, la cual sirve como fuente estable de difusión y credibilidad.

Además, es importante resaltar que la Incubadora cuenta con el apoyo de sectores científicos importantes del exterior, con los cuales mantienen contactos. Siendo entonces, la principal traba, la falta de apoyo material para la realización de sus trabajos en el ámbito científico.

Actualmente, Incubadora está trabajando en 4 redes, que tienen que ver con su propia nomenclatura: la red Arbovirus (Zyka), red de Chagas, red Leishmania, red Zoonosis. En todas estas hay trabajo con la comunidad, busca de relaciones interinstitucionales y colaboración de profesionales, diagnóstico y tratamiento, investigación, formación de la comunidad y formas de actuación de campo donde la comunidad no es receptora sino coprotagonista del levantamiento de información.

Así mismo, la Incubadora busca afianzarse en dichos trabajos para seguir siendo materia de información, de acción y crecimiento que pueda ser respaldado con hechos y reconocimientos para lograr enaltecer el nombre de Venezuela y de la ciencia en general.

Fuente: https://www.elimpulso.com/

Fundación Cuatropés, “Proyectos para el País Porvenir”, se crea en diciembre de 2016 para promover procesos editoriales, propuestas, estudios, proyectos y documentos que contribuyan a definir al País Porvenir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *