La Inteligencia Artificial de IBM transforma la lucha contra el cáncer

 Watson, el superordenador cognitivo de IBM (foto) con una descomunal capacidad de procesamiento, maneja a toda velocidad cantidades brutales de información

Analiza montañas de datos desestructurados -ya sean imágenes, textos, audio o vídeos-  y les da sentido, algo que un nutrido equipo de personas no podría hacer a igual ritmo. Puede ser nuestro mejor ayudante para tomar decisiones fundadas en información a la que no tenemos acceso por falta de tiempo para encontrarla y asimilarla.

Esto se aplica también a la medicina, y por eso IBM ha creado Watson Health, una unidad de negocio situada en Boston que aprovecha las posibilidades de Watson en este campo.

Watson Health nació en abril de 2015 y trabaja con médicos, investigadores, farmacéuticos y otros profesionales del sector. La idea es utilizar al superordenador para buscar información entre la creciente montaña de datos clínicos, científicos, genéticos y personales, que ningún ser humano es capaz de manejar. Y a partir de aquí, ofrecer tratamientos personalizados a cada paciente.

El trabajo de semanas, hecho en segundos

La capacidad de Watson es especialmente útil para buscar información relevante entre los genes, un trabajo extenuante y lento. Entender el impacto del genoma en el desarrollo de un tumor es clave. “Normalmente, el cáncer surge porque hay una mutación genética que hace que la enfermedad avance sin que el sistema inmunológico la elimine”, indica Juan Carlos Sánchez, director de Watson Health España. Por eso, una de las patas de esta unidad de negocio de IBM se dedica a la genómica.

Los científicos estudian qué efectos tienen diferentes mutaciones o combinaciones de mutaciones en el cáncer de un individuo. Las posibilidades son tantas y existen tal cantidad de avances en este campo que es difícil estar al día. “Los expertos dicen que hay entre 200 y 300 genes identificados con algún impacto o relación con el cáncer. Watson estudia estos genes, identifica las mutaciones presentes en un paciente mediante sistemas avanzados de secuenciación genética y proporciona un informe con lo que se sabe en relación a cada mutación, los posibles tratamientos, ensayos clínicos… Es decir, identifica tus mutaciones, las que tienen que ver con tu tumor, y todas las opciones disponibles en ese momento para cada una de ellas”, explica Sánchez.

Una tarea manual

Por lo general, esto se hace a mano –un oncólogo busca y documenta la información disponible–, y en casos en los que no ha funcionado un primer tratamiento. Watson automatiza el proceso de preparación del informe con su sistema de computación cognitiva, a partir de los resultados de la secuenciación genómica y de toda la literatura científica disponible. Y lo 
hace mucho más rápido: en segundos o minutos, frente a un trabajo de dos o tres semanas con varios especialistas.

¿Cómo puede acceder a este servicio un paciente? En España este tipo de análisis no están protocolizados y la sanidad pública no los financia. Tampoco existen empresas que combinen la secuenciación genética con la novedosa tecnología de Watson. Por tanto, habría que acudir a firmas extranjeras que ya la utilizan, como la estadounidense Quest Diagnostics y Fleury, con sede en Brasil. 
Y pagar un buen dinero.

Fuente: http://www.muyinteresante.es

Fundación Cuatropés, “Proyectos para el País Porvenir”, se crea en diciembre de 2016 para promover procesos editoriales, propuestas, estudios, proyectos y documentos que contribuyan a definir al País Porvenir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *