La risa, la mejor dosis para levantar las defensas del alma

La risa es la mejor dosis para levantar las defensas del alma y las ganas de vivir. Y una de las mejores estrategias para esta “inmunización” que no cuesta nada, es pararse todos los días frente al espejo, y buscar alguna parte del cuerpo que crea ridícula y reírse de si mismo, para luego salir a la calle con una sonrisa en la cara. De esta manera, irradiar alegría, porque la risa además es altamente contagiante.

Y nada mejor con esta inmunización natural para levantarles los ánimos y el sistema inmunológico a las niños hospitalizados y las personas de la tercera edad recluidas en los ancianatos, lo más necesitados, para devolverles esa sonrisa sanadora. Y más si les sale una “carcajada”, la mejor terapia para oxigenar el cerebro, refirió Humberto Terán, alias el Dr. Batala voluntario de la fundación Dr. Yaso durante una entrevista para el programa Por Tu Salud, a través de El Carabobeño Radio, de lunes a viernes de 11:30 a 12:30 pm.

Es la misión de este grupo de voluntariado que en Valencia arriba a 10 años llevando sonrisas, no solo a través de chistes, sino también con las miradas y la escucha activa a estos seres humanos, que más allá de la patología, están necesitados de alegría, en medio de la adversidad que presentan. Pero igual, transmiten esta dosis de energía positiva a quienes los cuidan, y que ellos catalogan como “impacientes”, porque tienden a caer en situaciones de angustias, pero que también requieren de sonrisas para avivar sus almas.

Por lo general, los hospitales son paredes grises y ambientes fríos, pero comentó Terán, cuando llegan y hacen terapias con los niños, que con tan demostrarles cariño con la vista, el ambiente adquiere otro ambiente de colores. Comentó una experiencia que lo llenó de satisfacción, como el caso de una niña de seis años, con una patología particular, que en medio de una terapia de escucha logró visualizar estar en su casa, luego a su habitación, fue hasta la cocina para abrir la nevera, tomó algunos alimentos y hasta se hizo unas tortillas. La mayor satisfacción de Terán fue cuando la niña le comentó: “Logré estar en mi casa”. “Por eso, amo lo que hago”, expresó Terán, alías el Dr. Bata, como se suele llamar dentro de la fundación.

No es solo, además, de la sonrisa, también transmitiendo fe y esperanza es posible sanar, a través de técnicas lúdicas (juegos) y hasta canciones, comentó Terán, quien también manifestó que es otra de las estrategias que utilizan con las personas cuidadoras, para liberarlas de las tensiones que representa estar a cargo de algún convaleciente.

Con esta misma tónica y disposición, lo hacen con las personas refugiadas en los ancianatos, pero que para Terán, el abordaje es diferente. Quizás no les duele tanto una patología, sino la soledad y la tristeza. Y sólo requieren que los escuchen. Para este segmento, es enriquecedor que los visiten y animen; “se les enriquece el alma, ese espíritu que levanta las ganas de seguir viviendo”, expresó con ímpetu.

Y en esta misión, informó el voluntario que esta fundación está presta para aportar ese granito de arena para devolverle esa sonrisa a quienes los necesitan, más aquellas personas de escasos recursos,  con el firme propósito de desdramatizar los espacios, amenizar situaciones personales, brinda sonrisa y un abrazo, sin razón especial.

Fuente: https://www.el-carabobeno.com

Fundación Cuatropés, “Proyectos para el País Porvenir”, se crea en diciembre de 2016 para promover procesos editoriales, propuestas, estudios, proyectos y documentos que contribuyan a definir al País Porvenir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *