Laboratorios vivos para la ‘smart city’

Los movimientos migratorios de las zonas rurales hacia las ciudades son ya más realidad que tendencia. «Se producen por la falta de urbanización. Por la falta de servicios, de trabajo… Es preciso crear smart communities», apunta Anil Menon, el presidente global de Smart y Connected Communities de Cisco, en el seno del IoT World Forum que la compañía emplazaba esta semana en Londres. Desde su punto de vista, es necesario pensar la tecnología y las ciudades de forma distinta. Y ello implica un acercamiento a las smart communities y las smart cities: “En los países desarrollados, las urbes se centran en la calidad de vida, la contaminación ambiental, el tráfico…Mientras, en los países emergentes el foco está puesto en crear una clase media y un mejor estándar de vida a través de la creación y promoción de puestos de trabajo”, contrasta el directivo.

En este escenario, hay un estándar global emergente y la inmigración se convierte en un gran problema: “el 70% de la energía de un país se consume en la ciudad y, dentro de ella, en los comercios”, apunta el directivo de Cisco. Como paradigma de los proyectos que la multinacional tiene en marcha, se presentaron las ciudades inteligentes de Jerusalén, Birmingham y el proyecto DOLL en Dinamarca. Mientras la primera de ellas, como cabe esperar, da prioridad a la seguridad, la ciudad británica comenzó por la conectividad y la apuesta de DOLL pasa por digitalizar los servicios.

De hecho, este último es, en sí mismo, un laboratorio en vivo. Se trata de la mayor ciudad de pruebas de Europa. Una suerte de hub de innovación con luz inteligente y soluciones para la ciudad inteligente instalada en la periferia de Copenhague. DOLL, cuyas siglas representan Danish Outdoor Lighting Lab, se ponía en marcha en septiembre de 2014 y pretende incubar en un ecosistema de vida real las nuevas soluciones para la industria.

Dinamarca tiene una agenda muy verde. Queremos reducir las emisiones de CO2 y ser neutrales en el consumo de carbón para 2025. Las empresas en el países miran desde diferentes perspectivas la ciudad y todas las oportunidades que hay en torno a ella”, explica Kim Brostrom, CTO de DOLL & Gate 21. Otro de sus objetivos es precisamente ese, hacer posible que los proveedores privados de infraestructuras urbanas, componentes y servicios puedan testear y demostrar nuevas soluciones a escala completa.

Hace tres años, cuenta el danés, comenzaban a probar la tecnología led en el alumbrado “podemos llegar a reducir con ella el 70% del consumo”, dice. Preparan, eso sí, para el próximo año, una flota con los primeros autobuses autónomos funcionando en este laboratorio en vivo. “La cuestión está en cómo operarlos. Ahora mismo son capaces de hablar con los semáforos pero no saben si están en verde o en rojo”, expone. La solución parece que pasa por una combinación con analítica del tráfico y diferentes sensores y, en este escenario, es necesario compartir los datos. “Hay muchos riesgos en términos de seguridad pero también hay oportunidades en utilizar analítica”, dice.

A través de colaboraciones globales, los impulsores pretenden replicar el proyecto en Singapur y Dubai. Para Brostrom la innovación viene de la demanda de servicios para los ciudadanos. “Necesitas conocer las ciudades y preguntarte por su mañana. Muchas ciudades, por ejemplo, trabajan su calidad del aire o su gestión de los residuos sin una plataforma de datos centralizada. Es necesario poner todo en conjunto para reorganizar la manera en que se gestiona la ciudad”, asegura.

La perspectiva de Jerusalén es un tanto distinta, especialmente teniendo en cuenta que Israel constituye hoy uno de los mayores hubs tecnológicos del mundo. El jefe de innovación de la municipalidad, Eitan Barzilay, explica que la perspectiva de smart city que aplican se centra en la vertiente de la seguridad: “por razones obvias”, comenta y añade: “estamos luchando contra el terrorismo con cientos de cámaras por toda la ciudad”. Resulta, sin embargo, que muy pocas estaban conectadas a fibra óptica a causa de la orografía de la zona, porque al profundizar en la tierra rápido se encontraban con piedra: “logramos una primera conectividad muy pobre de 2 Ghz”, dice.

Ahora han sustituido la fibra óptica por una mayor conectividad para transmitir los datos a gran velocidad. “Antes sólo la policía y los operadores de telefonía tenían frecuencia de ancho de banda. La nuestra fue la única situación autorizada para otorgar esta licencia”, expone Barzilay. Así es que ahora cuentan con cámaras HD con analítica incluida que utilizan en los aparcamientos, en el control del tráfico o como proveedor de una conectividad a internet más rápida en muchas escuelas. Actualmente, se encuentran desarrollando un plan maestro para toda la ciudad que integrará aplicaciones, conectividad y dispositivos inteligentes.

Reconocida en el año 2006 como una de las digital tech cities, Birmingham arrancó su proyecto dotando a la conectividad de protagonismo para empoderar un ecosistema de colaboración con las universidades y los diferentes servicios privados. “Es la manera de transformar la forma en que la ciudad ofrece sus servicios”, comenta Raj Mack, director de Birmingham Digital.

Tras estos inicios, de nuevo, el británico apunta a entrar en la revolución del dato “si habrá una revolución para las ciudades será esta”; dice Mack. Confía en crear plataformas en diferentes partes de la ciudad que ofrezcan servicios en forma de aplicaciones. Un perfil laboral necesario serán los data scientist.

Desde una iluminación inteligente impulsada por la dotación de sensores hasta una nueva aplicación que permite monitorizar los servicios que ofrecen estas lámparas. “Si conectas el tráfico del parking a la iluminación tienes un caso de uso. Otra de las oportunidades está en cuadrar el tiempo con el tráfico y ver cómo se transforma la contaminación. Es un servicio de calidad de vida para los ciudadanos”, comenta Mack.

Fuente: http://www.elmundo.es

Fundación Cuatropés, “Proyectos para el País Porvenir”, se crea en diciembre de 2016 para promover procesos editoriales, propuestas, estudios, proyectos y documentos que contribuyan a definir al País Porvenir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *