María Carlota Vivas Munro: la magia del séptimo arte con sello venezolano triunfa en Canadá

María Carlota Vivas, venezolana, nacida en Maracay, estado Aragua dejó su país hace 20 años para irse a Vancouver, Canadá, para perfeccionar su inglés, idioma de la mayoría de los programas y literatura técnica que utilizan los estudiantes y profesionales de diseño gráfico, la carrera que estudiaba.

Corría el año 1997. María Carlota regresaba a Venezuela después de terminar su perfeccionamiento en inglés, pero ya había conocido a alguien que cambiaría el curso completo de su vida: Ross Munro, por quien regresó en septiembre de 1998 a Vancouver, a casarse y hacer su vida en Canadá.

En entrevista exclusiva para “La Buena Ola”, María Carlota nos contó que comenzó a trabajar en marzo de 1999 en una corporación como diseñadora gráfica, y le fue tan bien, que se quedó allí hasta enero de 2011.

El diseño gráfico fue su vida y oficio durante sus primeros 12 años en Canadá, pero después de tanto tiempo, sentía que ya había aprendido todo lo que necesitaba de ese trabajo y que era el momento de pasar a otra cosa.

Apoyada por su esposo, Ross Munro, decidió renunciar y comenzar a explorar otros senderos profesionales. En sus propias palabras: “mientras pensaba lo que haría con su vida”, y como el arte siempre le había interesado, decidió tomar un curso de Dirección de Arte en la primavera de ese mismo año.

María Carlota Vivas Munro cuenta que afortunadamente, en ese período de estudios y búsqueda interior, siempre contó con el apoyo de su esposo para alentarla y motivarla.

Durante el tiempo de este curso de Dirección de Arte, decidió tomar a Ross, quien es director, escritor y actor cinematográfico, como sujeto de estudio de sus prácticas y ejercicios del curso. Ross había ya realizado una película llamada “Brewster McGee” en el año 2000, la cual había tenido buenas críticas. Así le nació la idea de producir las películas de su esposo. María Carlota recuerda que no tenía la menor idea de por dónde empezar, por lo que no se le ocurrió comentárselo a nadie, ni siquiera a Ross.

Pero su interés no quedaría allí, y poco tiempo después, Ross le propuso que produjera sus películas. Y aunque ella tenía sus dudas, él estaba completamente seguro de que sí podría hacerlo.

Hoy, ocho años más tarde, dice que el apoyo y respaldo depositado en ella por su esposo, le dio la confianza necesaria para embarcarse en la aventura de ser productora, hecho que agradece enormemente ya que nunca pensó que producir películas sería algo que le ocuparía y apasionaría tanto.

Fue así como en octubre de 2011 comenzó su alianza profesional y creativa con su esposo. Ese año trabajaron y prepararon un proyecto para presentarlo a Telefilm, y a pesar de que en el momento no los aceptaron, les sugirieron hacer una película.

Ross Munro, trabajaba en un instituto educativo como profesor. Sin embargo, durante ese tiempo, escribió el guion de “A Legacy of Whining”, un largometraje, con la intención de filmarlo “rápidamente”, siguiendo el consejo de Telefilm.

Igualmente, mientras estaban en la preproducción de “A Legacy of Whining”, Ross comparte con María Carlota la idea de hacer un documental, “Broken Palace” (Palacio roto), el cual trataría sobre la desaparición de las grandes salas de cine, aquellas de los teatros grandiosos en edificios de arquitectura majestuosa, que formaron parte de su infancia, adolescencia y vida de joven adulta, recién casada. La idea le fascinó e inmediatamente comenzaron a trabajar en ella como un nuevo reto, al mismo tiempo que realizaban la preproducción de “A Legacy of Whining”.

En el año 2013, estaban trabajando en los dos proyectos simultáneamente. En la primavera comenzaron a filmar “A Legacy of Whining”, el largometraje. Y para septiembre de 2014, ya les habían aceptado “Broken Palace”, su cortometraje, en el Vancouver International Film Festival.

A partir de allí, el movimiento en diferentes festivales no paró. Invitaciones, participaciones, festivales, concursos, etc. Les menciono que, durante los dos años siguientes, dicho cortometraje formó parte de la selección oficial de seis otros festivales, entre los que podemos citar el HollyShorts Monthly Screenings, de Hollywood, en 2015.

En cuanto a “A Legacy of Whining”, este formó parte de la selección oficial de un par de festivales en Canadá durante 2016 (uno nacional y otro internacional) y fue nominada en diferentes categorías en el Barcelona Planet Film Festival 2017, así como en el Alternative Film Festival, 2018, donde resultó ganadora como mejor comedia.

Además de estos dos proyectos, produjo el documental tras cámaras para DVD y BluRay de “A Legacy of Whining” y un videoclip de la canción más importante de la película, “Young, British and Snotty” (Joven, británico y engreído), ambos compuestos y dirigidos por Ross Munro.

En tan corto tiempo, María Carlota Vivas Munro se redescubrió como profesional en otras tierras, se desarrolló como productora, se hizo un nombre, ha recogido diversos premios y sigue trabajando en dos nuevos proyectos para este 2019 y 2020. Ambos tienen que ver con su historia personal. Uno de ellos trata sobre la herencia que su suegro dejara, y el segundo es un viaje a su infancia y tradiciones venezolanas, una suerte de carta de amor para sus padres.

Entrevistarla fue una experiencia muy agradable y reconfortante, tanto por su profesionalismo como por su dulzura y sencillez. Igualmente, es reconfortante saber que hay paisanos fuera de nuestras tierras empeñados en dejar tanto su huella personal como el sello venezolano en todo cuanto hacen. “A Legacy of Whining” es una cinta en inglés sobre el reencuentro de dos amigos que no se habían visto desde sus tiempos de estudiantes de bachillerato y en medio de la trama, ella se las ingenia para hacer de una de las escenas centrales del drama, un momento lleno de símbolos impregnados de la situación actual venezolana. María Carlota, como la mayoría de los representantes de la diáspora criolla, está dejando una impronta de nuestra Venezuela querida en Canadá y en todos los lugares que visita con sus producciones.

Esta productora cinematográfica asegura que lo fundamental es crear y encontrar audiencias para sus proyectos. Pero lo más bonito de todo cuanto compartió con nosotros fue cuando nos dijo que las películas son como hijos que están con ella siempre, pues aun cuando esté trabajando en nuevos proyectos, siempre tiene un ojo puesto en oportunidades para cualquiera de ellas.

Desde nuestra columna «Venezolanos en el mundo» le auguramos muchísimos éxitos más, pues para producir y triunfar solo hacen falta tres cosas que ella tiene en abundancia: talento, pasión y corazón.

¡Felicidades y éxitos, María Carlota! ¡Lo mereces!

Fuente: https://elconstructoronline.jimdo.com/

Fundación Cuatropés, “Proyectos para el País Porvenir”, se crea en diciembre de 2016 para promover procesos editoriales, propuestas, estudios, proyectos y documentos que contribuyan a definir al País Porvenir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *