Todo sobre la Cruz del Ávila

La Cruz del Ávila es una tradición que nos alegra e ilumina desde lo alto del Parque Nacional Warairarepano, mejor conocido como El Áfila. Esta inmensidad suele ser una señal para el caraqueño de que las fiestas navideñas han llegado a la ciudad.

Un símbolo de más de medio siglo

A partir del año 1963 nació esta costumbre de la época decembrina, en donde los caraqueños disfrutan cada primero de diciembre el encendido de la Cruz del Ávila, y se mantiene encendida hasta el 6 de enero, día de Reyes.

Cruz del Ávila

Foto cortesía de Notiglobo

¿De quién fue la idea?

El ingeniero Ottomar Pfersdorff, estadounidense, trabajador de la Electricidad de Caracas (EDC), fue el responsable. Había otras propuestas como arbolito y estrella; sin embargo, pensando en la representación universal, la opción ganadora es la que se conoce en el presente y es iluminada todos los diciembres. Luego de 15 años de servicio en dicha institución, fue el 1 de diciembre de 1963, cuando su idea se materializó y la cruz se encendió por primera vez.

La Cruz nace en el Humboldt

Gracias a la alianza entre los trabajadores de la EDC y el Hotel Humboldt, se efectuó el primer encendido en las instalaciones del prestigioso centro turístico. Se cerraron las cortinas de 30 habitaciones y se mantuvieron las restantes encendidas por toda la noche, generando así la imagen de una cruz cristiana de 30 metros de alto que se podía admirar desde el valle de Caracas. Pero el consumo de energía se hizo insostenible, pues debían mantener por un largo tiempo las luces de un grupo de habitaciones toda la noche encendidas. Tres años más tarde buscaron otra opción, así que la mudaron para el cerro Los Mecederos.

¿Sabías que…?

En 1966 Venezolana de Televisión (VTV) prestó su antena ubicada en el cerro Los Mecederos para que fuera el nuevo lugar de la Cruz. También medía 30 metros y fueron instaladas 120 lámparas fijas y 4 de destello. Ahí permaneció menos de 20 años.

Ávila

Foto cortesía de Cuando era Chamo

Otra mudanza más

Por diferentes razones, entre ellas la necesidad de poseer una estructura propia de la Electricidad de Caracas, en 1981 se decide cambiar la ubicación de la Cruz para el Cerro Papelón, a 1.530 metros sobre el nivel del mar. Un equipo experto logró diseñar e instalar una de hierro galvanizado mucho más alta que las anteriores: 37 metros de largo y 18 de ancho, con 74 reflectores de 150 vatios cada uno.

El encendido de la mano de un niño

Desde hace varios años el honor de apretar el botón que enciende la cruz lo tiene un niño destacado. Éste es elegido mediante un concurso realizado entre los hijos de los empleados de la EDC y las escuelas públicas del Distrito Capital. Dicho acontecimiento tiene lugar usualmente en la sede de la Empresa en San Bernadino cada primero de diciembre, con la asistencia de empleados, familiares y directivos de la empresa.

Se han presentado algunas excepciones: en el 2007 se encendió el 28 de noviembre, mientras que el pasado y el presente año se hizo el 1 de noviembre. Además, desde el 1 de Septiembre del 2016, la cruz está acompañada por la palabra “Paz”.

Una experiencia para aventureros

Si observar el encendido desde Caracas es emocionante, disfrutarlo de cerca es una experiencia mágica para aquellos amantes de las alturas. El grupo Venezuela trekking lleva 10 años ofreciendo un recorrido que permite a los montañeros presenciarlo a una corta distancia. Se trata de una excursión llena de entusiasmo. El ascenso comienza a tempranas horas de la tarde y asisten entre 50 a 70 personas. Gente del interior del país viaja para realizarla y ser partícipe de ella.

¿Sabías que…?

Su creador, Ottomar Pfersdorff, murió el 1 de diciembre de 1995, no se sabe si se debe a eso que llaman “mera casualidad”.

La Cruz del Ávila

Foto cortesía de El Estímulo
Fuente: https://www.latiendavenezolana.com/
Fundación Cuatropés, “Proyectos para el País Porvenir”, se crea en diciembre de 2016 para promover procesos editoriales, propuestas, estudios, proyectos y documentos que contribuyan a definir al País Porvenir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *