Un venezolano que lucha por la fauna

Podría decirse que desde siempre fue un aventurero, amante del mar y de los animales que habitan el planeta. Es por eso que unos pocos sorprendieron a un Pastor José enrolado en un barco por las aguas de Australia y África, luchando por la preservación de las especies marinas. 
 
Y es que Pastor José Alvarez, hoy con 43 años, siempre estuvo conectado con el medio que le rodeaba, tomando en cuenta los riesgos que había tomado y sin mirar atrás. 
 

 
De niño era asiduo a un hospital veterinario propiedad de un familiar, y las olas, esas olas que surfeaba con gran destreza. ¿Después de haber sido aficionado a las motos y qué disciplina? Pues, sin dudas, el motocross.
 
Tras graduarse en 2002 en Economía en la Universidad Santa María, comenzó a formalizar su vida, alternando su trabajo, Bien con el surf, el rock y las fangosas y trabadas pistas de motocross local. 
 
Pero no estaba satisfecho, le faltaba algo a su vida, ese es el motivo para hacerla plena y en ese momento el destino se movió sus hilos, le dio una vuelta total a una rutina que por momentos le atosigaba. 
 
A las 12; 30 de la madrugada de un día de julio de 2011 recibió una llamada desde Estados Unidos, donde le informamos que a través de la red social Linkedin estudió su currículum y que, si aceptó, una empresa en Australia estaba dispuesta a hacer sus servicios.
 
“¿Australia? Es como lejos de todo, pero luego de leer un poco en el país y sus costumbres, aceptó el reto y el 25 de octubre de 2011 estaba en Australia, trabajando en la empresa Accenture”, recuerda Álvarez. 
 
Una de las cosas que le sirvió para tomar la decisión en la era de Melbourne catalogó la capital musical del mundo y, en este sentido -confiesa Alvarez-, no puede disfrutar de otra de sus pasiones como es el rock. 
 
Cruzada ecológica 
Si bien no es estable en su trabajo, todavía tiene algo que faltaba, pero todo se publica su rumbo en agosto de 2015 cuando se trata de una protesta de las decenas de personas en Melbourne, que también se puede leer en el corte de unos activistas de La organización Sea Shepherd, quienes habían actuado decididamente contra la pesca ilegal en las Islas Feroe.
 
“Eso me marcó y quise participar. Envié un twitter a la organización y casi de inmediato respondí, diciéndome que necesitaban los voluntarios y que enviara mi currículum. Les escribí que había estado en el rescate de los perros tras la vaguada de Vargas y posteriormente en las inundaciones de Miranda. Y … me aceptaron “. 
 
Primero trabajó (en la costa) repartiendo volantes y recabando fondos para la organización ecológica, hasta que el Equipo Coordinador en Estados Unidos de Sea Shepherd lo reclutó para formar parte de una tripulación. 
 
No lo creo dos veces Pastor y tras “A mi jefe (Volker) es la oportunidad maravillosa, la oportunidad de abrirme en Sea Shepherd y no aceptó mi renuncia Me dijo que cuando regresara mi trabajo me está esperando. 
 
Y por eso viajé a Australia en Gran Canaria, donde esperábamos a Bob Barker, un barco que viene de una larga misión y por lo tanto, La idea era patrullar las costas de Liberia y los navíos que hacían pesca ilegal. 
 
Los aviones más optimistas pasaron por una embarcación en tres meses y el Bob Barker neutralizó siete buques en cinco semanas. 
 
De Liberia pasó a Gabón, donde la nación africana llevó adelante la Operación Albacore II, cuyo objetivo fue prevenir la pesca ilegal.“En la ruta hacia Gabón, Bob Barker se mostró y bajó por primera vez el barco después de cinco meses de travesía. Regresé a Australia el primero de agosto de 2017. Fueron diez meses trabajando todos los días, sin descanso, pero fue una experiencia” “Increíble”, refiere el aventurero venezolano.
 
En tierra firme
Ya en Australia y regreso a su trabajo formal, Pastor Álvarez es despedido, Ya que su carga no se adapta a las necesidades de la empresa en ese momento y por lo tanto también se ofrece
 
El lugar de la operación está en Williamstown.“Hago tours por el Steve Irwin, uno de los barcos emblemáticos de Sea Shepherd y cuando las personas me preguntan con escepticismo si está presente en alguna operación, a través de la respuesta afirmativa cambian su actitud y me acribillan con interrogantes relacionados con mis viajes” . 
 
Explica que luego de ver las penurias de los habitantes de África, todo lo que se refiere a los australianos de las cosas más importantes. “Esa gente en África sobrevive todos los días con mendrugos y en su rostro se observa la desesperanza”, aseguró el primer plano en la parte de una tripulación que lucha por la conservación de la fauna marina.
 
“Próximamente planeo alistarme en otra aventura. En mi condición de veterano tengo prioridad sobre los demás aspirantes, y hasta puedo elegir el tiempo que pasaré en la misión”, finalizó el pastor José Álvarez, antes de abordar el avión que la trasladaría de Caracas a Miami, de allí a Los Ángeles y posteriormente a Melbourne, su destino final.
Fundación Cuatropés, “Proyectos para el País Porvenir”, se crea en diciembre de 2016 para promover procesos editoriales, propuestas, estudios, proyectos y documentos que contribuyan a definir al País Porvenir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *