La importancia de la educación financiera en Venezuela

Actualmente, instituciones públicas y entidades privadas de diversos países del mundo comparten un objetivo, motivar la educación financiera de la población. ¿Cuál es el interés? Impulsar el desarrollo de habilidades y comprensión de conceptos que permita a las personas tomar decisiones acertadas respecto a su economía.
A lo largo de la historia las crisis financieras y el colapso de entidades bancarias se han suscitado por contar con carteras de clientes sin acceso a la información.

Si un usuario solicita servicios y productos financieros que no comprende, tarde o temprano, incumplirá el contrato acordado. El punto de inflexión para que se desarrolle una crisis en la entidad sucede cuando el número de contratos incumplidos asciende exponencialmente.

En el momento que el banco deja de recibir ingresos y se ve en la obligación de hacer uso de sus utilidades para cubrir otros gastos, los problemas habrán iniciado. Esto fue lo que sucedió en la depresión económica española del 2008.

A las entidades bancarias les corresponde impulsar la educación financiera, de esta forma logran contar con usuarios responsables y no ponen en riesgos sus procesos. Pero el interés no solo parte de organizaciones privadas, este tema también es de gran importancia para el Estado de un país. Así como la información es fuente de poder, la educación otorga las herramientas para enfrentar contextos de crisis. Por consiguiente, una población informada e instruida que toma decisiones financieras con la finalidad de fomentar su crecimiento económico personal, será de gran contribución para el desarrollo de un país.

calculator or a calculator to aid the fast and vivid colors

Venezuela atraviesa una de las más fuertes crisis de toda la historia latinoamericana. Los problemas estructurales, la influencia externa y los errores de política monetaria lograron que en el 2018 el PIB se contraiga un -18 %. ¿Qué medidas debe tomar el venezolano común frente a este desfavorable panorama económico? ¿Cómo proteger su patrimonio familiar? ¿Qué herramientas utilizar para que sus finanzas se vean lo menos afectadas posible? La adaptación y la toma de decisiones es de suma importancia en un país con hiperinflación.

Es necesario actuar estratégicamente para la obtención de productos básicos, y tomar consciencia que si se cuenta con los recursos financieros se debe realizar la compra, ya que a medida que el tiempo transcurra el valor aumentará. Asimismo, planificar mensualmente el presupuesto familiar es vital. Mantener un control de gastos y establecer qué productos son fundamentales permitirá distribuir los recursos prudentemente.

Es necesario que la población conozca sobre educación financiera. El corregir y mejorar el manejo de recursos económicos permite minimizar las pérdidas. Actualmente, se está incubando un proyecto muy beneficioso para la economía de Venezuela y Latinoamérica.

MONEDEROsmart es una plataforma fundada por Florian Felsing y Alexander Eser, la cual tiene como objetivo instruir sobre conceptos financieros a través del uso de herramientas digitales. Estos emprendedores tienen como propósito eliminar el paradigma que para entender de economía es necesario ser economista.

“Son conceptos básicos que explicados de la forma correcta, cualquiera puede entender”, afirma Florian Felsing, fundador. Asimismo mediante infografías, audiovisuales y material didáctico brindarán la información necesaria que las personas necesitan para manejar correctamente sus finanzas.

Fuente: https://www.analitica.com/

La nueva Venezuela se afianzará en el emprendimiento

El dirigente político Julio Manzo es un convencido de que para salir de la profunda crisis que atraviesa el país es necesario impulsar, desde ya, un modelo productivo basado en el emprendimiento y la tecnología para que los jóvenes sean el motor económico de la nueva Venezuela que está por venir.

Manzo recalcó que es el momento de reinventarse para frenar la diáspora, de fomentar la iniciativa privada y un medio de producción diferente al que se ha manejado. “Tenemos que dar un viraje, Venezuela tiene condiciones favorables, como el bajo costo de la mano de obra y la calidad de la manufactura para exportar productos a mercados competitivos”.

El también miembro de la directiva de la Asociación de Ejecutivos del estado Carabobo, argumentó su propuesta en la “exportación de conocimientos”, a través de la cual empleos relacionados con la tecnología de la información, como el marketing digital y la creación de páginas web, han tenido mucha demanda. “Incluso varios profesionales como psicólogos, arquitectos, ingenieros, han sido capaces de generar relaciones con empresas fuera del país, sin necesidad de emigrar. Esa es la apuesta que hemos hecho muchos jóvenes para frenar la diáspora”.

Manzo, politólogo egresado de la Universidad de Carabobo, manifestó que es necesario un cambio político para tener condiciones claras, que permitan a los jóvenes seguridad personal y jurídica para trazar proyectos a mediano y largo plazo, como lo hacen las organizaciones exitosas. “Necesitamos una inversión importante en tecnología, actualizar mucho de nuestra industria, para eso requerimos que quienes manejen el país inspiren confianza para recibir financiamientos que permitan iniciar los proyectos”.

Profesionales a prueba de crisis

Al ser consultado sobre cómo lograr sortear el colapso de los servicios públicos, evidenciado recientemente con un apagón nacional de cuatro días, mencionó que los venezolanos se están entrenando para ser profesionales a prueba de crisis y una vez  normalizado el país quedará una ventaja adaptativa gigantesca. “En la sociedad del siglo XXI no le gana el grande al pequeño, le gana el rápido al lento, y el venezolano por las características que hemos estado viviendo, se ha hecho extremadamente rápido, adaptable, cada tres meses nos ponen una nueva dificultad, pero igual salimos adelante”.

Manzo lamentó que el modelo rentista petrolero convirtió a los ciudadanos en individuos más dependientes de un Estado involucrado en casi todas las actividades económicas. “Esto fomentó que de alguna manera la iniciativa nacional disminuyera casi al punto de desaparecer, y surgiera una economía basada en el comercio, en detrimento de la producción de valor, de bienes y servicios. Lo vemos al comprobar que hoy prácticamente no exportamos nada”.

Fuente: https://www.el-carabobeno.com/

“Venezuela se puede reconstruir”: cuatro médicos que quieren sanar el futuro del país

Dentro o fuera de Venezuela, y contra todas las adversidades, los médicos venezolanos siguen trabajando por sanar el futuro de su país pese a las precarias condiciones en los hospitales de la red pública y la emergencia humanitaria compleja.

Cuatro galenos de distintas especialidades, edades y hospitales, pero que comparten un mismo ideal: reconstruir el país.

Daniela Liendo

Daniela Liendo escogió la Medicina y no los relaciones internacionales porque prefería más hechos concretos y menos palabras. La madre de Daniela tragó grueso cuando recibió la noticia: se trataba de una profesión muy sacrificada y que no es bien remunerada en la actualidad en Venezuela. Además, no había ningún médico en la familia.

A sus cortos 22 años, Liendo no solamente hizo un juramento hipocrático, sino que asumió un compromiso colosal con el país cuando estuvo al frente del equipo de voluntarios Cruz Verde de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

“Hubo un punto de las protestas de 2017 en el que mis padres me pidieron que no saliera más. Yo les respondí que ya tenía una carrera y que había decidido que quería seguir haciendo esto”, dijo sobre su experiencia con los Cruz Verde.

Aunque cursa estudios de pregrado, Liendo siente la crisis muy de cerca. “Estoy estudiando y no sé si me llegue a graduar en algún momento o pueda hacer el posgrado que quiera, porque no sé si todavía va a haber alguien que me enseñe”, afirma sobre la diáspora de médicos y docentes en la Escuela Vargas de la UCV.

A pesar de las adversidades que implica estudiar una carrera como Medicina en un país como Venezuela, Liendo no se rinde.

“Todos, en algún momento, hemos pensado en irnos. Pero tenemos la responsabilidad de dejar este país mejor de lo que lo encontramos, de decirles a las próximas generaciones: nosotros nos fajamos, lo hicimos bien y logramos reconstruir Venezuela“, asegura.

Huníades Urbina

El doctor Huníades Urbina vivió la época de oro del J.M. de los Ríos, cuando el centro 

pediátrico era sinónimo de vanguardia no solo en el país, sino en la región. Por 35 años trabajó en el hospital de niños. Incluso llegó a presidirlo en dos ocasiones y lo jubilaron antes de tiempo por denunciar las precarias condiciones en las que son atendidos los pacientes.

“A los jóvenes que quieren formarse hay que estimularlos mucho. No todo el mundo se puede ir y esto tiene que cambiar. El día que nos toque reconstruir el país, yo estaré ahí en primera fila en el J.M. de los Ríos. Así no me paguen ni medio”, asegura.

Ana Carvajal

A mediados de 2017, la médico infectólogo Ana Carvajal vio el primer caso de difteriaen su vida. Se trataba de un paciente que llegó al Hospital Universitario de Caracas, donde trabaja desde hace 32 años, que tenía una pseudomembrana grisácea que le llegaba hasta el paladar.

Fue testigo de la reemergencia de la enfermedad que había sido erradicada en Venezuela hacía 24 años.

Carvajal llegó a la Infectología casi por accidente, pero se enamoró de la especialización desde el principio. Los virus, las bacterias y los parásitos les fascinaron en seguida. Ahora atiende a pacientes con VIH en el HUC y documenta las epidemiasque azotan al país.

“Los médicos infectólogos somos los que llevamos la batuta en este momento. Tenemos que dejar constancia de todo lo que está pasando en el país porque esto es lo que más impacta en materia de salud pública”, cuenta.

Nunca imaginó que los indicadores de salud iban a deteriorarse hasta el punto actual ni que sería testigo de la reemergencia de varias epidemias. Sin embargo, afirma que los médicos venezolanos han aprendido a ser resilientes y a trabajar aún en tiempos de crisis.

“Venezuela va a necesitar muchísimo de esos médicos que se están formando. No podemos dejar solos a los pacientes. Si nos vamos ¿quién hace la denuncia y documenta lo que pasa? Venezuela es un país que se puede reconstruir”, afirma Carvajal.

Anselmo Campos

El único pediatra en el remoto pueblo de Calbuco, en Chile, es un venezolano. Su nombre es Anselmo Campos y el destino le llevó a cambiar el envidiable clima de Caracas por los días fríos y lluviosos de la Región de los Lagos, al sur del territorio chileno. Casi en el fin del mundo.

Fue el primer venezolano en llegar a esa región de Chile, el 23 de enero de 2016. Actualmente, trabaja en dos hospitales: en el Hospital de Calbuco y en el Hospital Puerto Montt Dr. Eduardo Schütz Schroeder.

A partir de una recomendación de Campos, y de la buena recepción del galeno venezolano en el país, el umbral de la patagonia chilena se fue llenando de médicos criollos de distintas escuelas de Medicina y rincones del país.

“Me pidieron que recomendara a otros médicos venezolanos. Ahí fue cuando comenzó a abrirse la brecha y se produjo la entrada de muchos de nosotros. Yo recomendé a unos cinco y esos cinco recomendaron, a su vez, a otros más. Al sol de hoy, en el Hospital de Puerto Montt somos 65″, relata Campos.

En la cinta que cuelga de su cuello con su carnet de médico siempre carga un pin con la bandera de Venezuela. Sus delantales también están identificados con el tricolor.

Pese a estar lejos de su familia, Campos dice que quisiera aprender más de la Medicina en Chile. Sin embargo, asegura que al igual que él, muchos de los números que engrosan la diáspora pasarán a formar parte de las estadísticas del retorno.

“Todos pedimos a Dios que el país cambie. Un número importante de venezolanos va a regresar al país cuando se dé ese cambio y yo creo que, en su debido momento, hay que acudir al llamado de la reconstrucción“, afirma.

Fuente: http://efectococuyo.com/

Nelson ferreira, el youtuber venezolano en Australia que triunfa con NelfeLife

“Estar a más de 15.000 kilómetros de casa, no es fácil.” Nelson Ferreira con 25 años es un youtube rvenezolano en Australia que cuenta sus vivencias en el continente oceánico

“Juntar un buen grupo de panas, fijar un destino y darle play” es el lema de Nelson Ferreira, un youtuber venezolano en Australiaquien supera los 12.000 suscriptores en su canal mientras explora el continente oceánico.

NelfeLife es su bitácora en Brisbane que se narra por episodios.

En su último vídeo desde Fraser, la isla de arena más grande en el mundo recorre en 4×4  desde Brisbane hasta la isla.

Nelson Ferreira no se cohíbe en tomas áreas o submarinas. Con una impecable edición este venezolano narra la experiencia de aventurarse por los paraísos australianos.

Al inicio del vídeo, Ferreira habla de la nostalgia de su tierra. “Estar a más de 15.000 kilómetros de casa, no es fácil. Extrañar se vuelve rutina pero eventualmente te das cuenta que más que los lugares, una buena arepa o los amigos, se extrañan los momentos”

Con apenas 25 años, el canal de youtube de Nelson Ferreira es elogiado por su trabajo de fotografía en cada producción

Amante del surf y bastante desenfadado, Nelson Ferreira cuenta cómo es vivir en Australia.

“Bienvenidos a Nelfelife. ¡A todas las personas nuevas!! de verdad sin su apoyo nada de lo que hago tiene sentido!! hoy fue un día que marco un antes y un después! infinitamente agradecido con cada uno de ustedes! se viene MUCHÍSIMO contenido para este año! los llevare conmigo a cada rincón del mundo! BUENAS VIBRAS PARA TODOS!”

Además de contar aventuras, Nelson tiene un espacio para contar la realidad política en Venezuela. Desde las protestas de 2017 hasta los más recientes acontecimientos, Nelflife ha difundido la crisis en el país.

Fuente: http://www.noticias.com.ve/

Víctima de violencia en Venezuela impulsa restar espacios al crímen

El programa se enfoca en darle herramientas y capacidades a los habitantes de una zona. Caracas mi Convive tiene 21 comedores en todo el país y atiende a más de 5.000 niños

Luego de que dos miembros de su familia fueran víctimas de secuestros en Caracas en 2006 y 2014, el ingeniero Roberto Patiño se unió al sociólogo Leandro Buzón para crear una iniciativa que brinde a los ciudadanos alternativas para restar espacios a la violencia.

Así nació “Caracas Mi Convive” que, dijo Patiño en una entrevista con Efe, busca trabajar con personas “independientemente de su tendencia político partidista” y trata de acercarse a quienes han creído en la llamada revolución bolivariana para mostrar desde la perspectiva de sus adversarios que pueden “hacer proyectos en conjunto”.

En 2016, durante una actividad en un populoso sector del oeste caraqueño, una niña de seis años llamada Fabiola lo haló del pantalón y le dijo: “Dame algo de comer que me estoy muriendo de hambre”, recuerda Patiño, que aseguró que esas palabras lo conmovieron y motivaron a brindar una alternativa.

“Para mí no hay nada más injusto en una sociedad que un niño que no come porque no puede desarrollar todo su potencial (…) Es una urgencia que no puede esperar, sobre la cual tuvimos que abocarnos y planteamos una filosofía de corresponsabilidad, donde todos ponemos algo para que este programa funcione”, detalló.

Ese fue el comienzo del programa “Alimenta la Solidaridad”, con el que plantearon a vecinos buscar un lugar, refrigeración, instrumentos “y lo más importante, trabajo voluntario todos los días para preparar los almuerzos” mientras que la organización aportaría semanalmente los ingredientes necesarios.

El primer comedor estaba planteado para atender a 60 niños durante ocho semanas pero se ha multiplicado “y ya en Caracas tenemos 21 comedores (…) y tenemos también ya una red nacional que atiende en ocho estados a 5.000 niños todos los días”, apuntó.

El mes pasado, el Parlamento venezolano, de mayoría opositora, calificó de crítica la situación alimentaria en las escuelas del país, al denunciar que 90 % de ellas no cuenta con el Programa de Alimentación Escolar, ni con “recursos para atender a niños y adolescentes, mientras “la desnutrición va galopando”.

Patiño, de 30 años y con una maestría en Políticas Públicas de la Universidad de Harvard, ha estrechado lazos con líderes vecinales tejiendo una red de personas con disposición de impulsar estos programas en sus comunidades lo que les “permite decir que hoy” tienen “presencia en más de 70 comunidades de Caracas”.

“Nosotros creemos que para poder resolver los problemas más urgentes de las comunidades es fundamental fortalecer liderazgos locales y los fortalecemos dándoles herramientas y capacidades”, explica Patiño.

Las capacitaciones van desde cursos de organización y planificación a la creación de una nueva iniciativa llamada “Sustento”.

“Estamos formando a las mujeres más comprometidas de los comedores (…) para generar almuerzos que estamos vendiendo y de ahí surgen recursos que son para los comedores”, dice.

Así cada almuerzo vendido beneficia a tres personas: el cliente, a un niño en un comedor “y le permite a esa mujer empezar a recibir un ingreso para su familia”, detalla Patiño.

“Para nosotros estos proyectos tienen que ser maquetas de la Venezuela que nosotros aspiramos (…) donde ningún niño pase hambre y tengan la obligación de ir a la escuela de formarse y ser personas de bien y ser venezolanos productivos, solidarios” apunta.

La educación y la solidaridad son las banderas de estos programas que buscan “ser una cantera de líderes que se aboquen a trabajar por su comunidad, a movilizar a su comunidad, a dejar de lado las diferencias y a buscar soluciones concretas para los problemas más urgentes”.

Para Patiño, “falta muchísimo por avanzar”, por lo que aspira a seguir emprendiendo proyectos sociales “que tengan un principio de sostenibilidad, un principio de solidaridad y un principio de productividad” para resaltar el trabajo comunitario que es opacado por la violencia.

En 2017, Venezuela registró 89 muertes violentas por cada 100.000 habitantes, lo que se traduce en 26.616 víctimas, un descenso de casi 3 % respecto al año anterior, y mantiene, según la ONG Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), al país  en el segundo lugar en la lista de países más peligrosos del mundo, encabezada por El Salvador.

Según el informe anual de OVV, 60 % de las víctimas y 61 % de los victimarios tienen entre 12 y 29 años mientras que 95 % de las víctimas son hombres y el 98 % de los victimarios son también de sexo masculino.

Fuente: http://www.el-nacional.com

Venezuela Sueña: el programa que alimenta a los niños más necesitados

Actualmente más de 750 niños se benefician con esta iniciativa

El programa “Venezuela Sueña” de la fundación Un Par por Un Sueño, es una iniciativa que busca, a través de comedores populares, alimentar a aquellos niños cuyos padres no tiene los medios para darles de comer.

Brian Fincheltub, director de la fundación, comentó que existen dos tipos de comedores, y cada uno de ellos atiende un poco más de 100 niños.

El primer tipo funciona gracias al apoyo de distintos restaurantes en alianza con la fundación Barriguita Llena Corazón Contento. Casa Bistro, Grill market y la barra Unimet son unos de ellos.

En el segundo se entregan los alimentos crudos a las madres procesadoras y ellas se encargan de cocinar. Estos víveres se obtienen de la recolección de insumos en distintos colegios de Caracas, entre distintas personalidades y héroes anónimos que ayudan así sea con una harina de maíz.

“Muchas veces hasta los padres de los niños colaboran con alimentos”, expuso Fincheltub.

Los comedores cuentan con “las madres procesadoras”. Una de ellas presta su casa para la instalación del comedor, mientras que las otras ayudan con la elaboración y distribución de la comida, además de mantener el orden dentro del comedor.

Ana Gutiérrez es una de esas madres que presta su casa para que los niños reciban los alimentos. Para ella el amor a la comunidad es lo que la motiva a ayudar a los más pequeños. Junto a otras madres y de acuerdo a un plan nutricional que proporciona un especialista, prepara el alimento que proporcionará a los niños.

“Cada madre tiene un equipo de tres o cuatro representantes que deciden colaborar y son las que todos los días hacen que el programa sea posible”, afirmó Fincheltub.

Las casitas, República unida, barrio Metropolitano, Caucaguita, Petare norte y Maca son los sectores con comedores en el municipio Sucre, donde son atendidos más de 750 niños.

El programa atiende 750 niños aproximadamente

Está previsto que se inaugure un comedor en el sector Las Cocuizas de Petare donde otros 100 niños aproximadamente se beneficien.

En cuanto a la receptividad de los representantes, Fincheltub aseguró que es increíble sentir la respuesta de agradecimiento de esas madres que ven a sus hijos llevarse una cucharada de comida a la boca y ver la disposición de estas a ayudar a mejorar el proyecto.

El programa Venezuela Sueña, de la fundación Un Par por Un Sueño, nace en septiembre de 2017, inicialmente en escuelas de municipio Sucre, donde Brian Fincheltub junto a Nacho, Alkilados, Victor Muñoz y J. Alvarez decidieron ayudar con un plato de comida para los más pequeños de la casa.

Además de la alimentación, los niños también cuentan con atención médica y odontológica totalmente gratuita, así como con actividades recreativas.

“La idea del programa es demostrar que si todos hacemos esfuerzos no hay nada que nos detenga. La idea de este programa no es solamente dar comida, sino demostrar cuál es la Venezuela posible”, dijo el coordinador.

Para Fincheltub la motivación para seguir adelante con este proyecto es ver la sonrisa con la que los niños los reciben y con la que todos los días comen.

“Recuerdo el estado de ánimo de muchos niños que estaban apagados. Ver como pequeñas acciones pueden salvar y pueden cambiar millones de vidas, y ver eso me llena de satisfacción”, señaló.

Instó a los venezolanos a colaborar con esta iniciativa de cualquier manera y a visitar su cuenta en Instagram @unparporunsueno y así poder conocer la labor del programa.

Cortesía de El Nacional Web

Fuente: http://www.el-nacional.com

Venezolanos en el extranjero empiezan a pensar que pueden ayudar a reconstruir su país

Rafael Gottenger, de 55 años es vicepresidente de la Asociación de Médicos Venezolano-Americanos (VAMA), organización del sur de la Florida.

“El sistema de salud en Venezuela está totalmente colapsado y demorará al menos 20 años que se recupere”, dijo. “En Venezuela todavía hay muchos buenos médicos, pero van a necesitar nuestra ayuda”.

Gottenger, cirujano plástico, ha trabajado en el USNS Comfort, un barco hospital que trabajó frente a la costa de Colombia el año pasado. Gottenger dijo que sueña con el día en que el Comfort atraque frente a las costa de Venezuela para ofrecer servicios médicos muy necesitados.

“En Venezuela esta ocurriendo algo muy importante y hermoso”, dijo. “Pero todos nosotros en todo el mundo tenemos que ayudar… particularmente los que estamos aquí [en Estados Unidos] y hemos triunfado”.

Todavía es demasiado pronto para saber cómo evolucionaran las cosas en Venezuela. Aunque Guaidó tiene apoyo popular y de la comunidad internacional, Maduro todavía parece tener el control sobre los militares y otras instituciones.

Y muchos recuerdan las enormes protestas del 2014 y el 2017, que parecieron a punto de derrocar a Maduro, pero al final de cuenta no lo consiguieron y lo que siguió fue más miseria y problemas económicos.

Sin embargo, para algunos un cambio político no es suficiente para regresar al país.

Jose Antonio Avedano.jpg
Jose Antonio Avedaño, de 22 años, huyó de Venezuela hace cuatro semanas hasta llegar a Bogotá, la capital colombiana. Avendaño tuvo que dejar la pastelería dnde trabajaba porque no había harina. Ahora vende caramelos en las calles.
Jim Wyss Miami Herald

José Antonio Avedaño, de 22 años, huyó de Venezuela hace cuatro semanas, y llegó caminando y pidiendo transporte hasta llegar a Bogotá, la capital colombiana. En Venezuela trabajaba en una pastelería, pero el lugar cerró porque no había harina.

Ahora vende caramelos en las calles y gana unos 7 dólares al día, una miseria, en particular tomando en cuenta que la habitación donde vive le cuesta 5 dólares la noche.

Ron venezolano entre los top 100 spirits del mundo

Ron Santa Teresa 1796 fue distinguido en el top 100 Spirits del mundo por la publicación Wine Enthusiast Magazine, en la categoría de rones añejos.

“Nos llena de alegría que nuestro Santa Teresa 1796 haya sido incluido en esta selecta lista de licores y que pueda representar allí los rones que con dedicación se producen en Venezuela para el mundo”, dijo Alberto C. Vollmer, presidente ejecutivo de Ron Santa Teresa.
El top 100 Spirits del mundo incluye bebidas en categorías como armagnac, bourbon, ginebras, rones, entre otros.
 Este listado elaborado por Wine Enthusiast refleja lo mejor del mundo licorero y evalúa la calidad de cada producto, junto con la presentación de sus botellas.
Esta revista estadunidense, fundada en 1988, ofrece al consumidor información sobre el mundo del vino y las bebidas espirituosas.
Este ron es el único producto venezonalo en la lista. 1796 es un ron suave, seco y balanceado.

Esta fue la idea de una pizzería argentina para ayudar a los venezolanos

El gesto del local fue calificado como noble por usuarios de redes sociales

El periodista Nelson Bocaranda agradeció  la iniciativa de una pizzería argentina de permitir a los venezolanos consumir alimentos y bebidas pagando lo que consideren justo y esté a su alcance.

“Venezolano, entra, come, tómate algo, y paga lo que te parezca justo y esté a tu alcance. Hoy por ti, mañana por mí”, se lee en un cartel de la pizzería Don Luis situado en la vía pública.

Bocaranda indicó que la idea ayudará a los miles de venezolanos que han escapado del país .

El gesto del local también fue agradecido por multitud de venezolanos, quienes calificaron el hecho como algo noble.

“Gracias Don Luis por tan noble y bello gesto de su Pizzería en Córdoba. Este gesto hace comprender que por eso los argentinos son grandes de corazón y alma”, publicaron usuarios de Twitter.

Conoce a Hania Glowacka, una blogger polaca enamorada de Venezuela

Hania Glowacka inició una aventura recorriendo cada rincón de nuestro país, a pesar de los peligros que sus amigos en Polonia le decían, ella solo ha conocido un único riesgo, y son sus ganas de quedarse. FACETAS habló con la blogger para conocer los motivos de su sorpresiva travesía. 

“Una tarde decidí comprar los boletos y sin reservar hotel ni planificar mucho decidí venir a este hermoso país como lo es Venezuela”, así relata vía telefónica Hanna Glowacka, una modelo y blogger polaca que decidió atreverse a conocer esta nación desde agosto de este año.

En las redes sociales se dio a conocer la particular escena de una extranjera haciendo turismo en nuestro país, durante una época donde el tema de conversación es la grave crisis económica y las consecuencias de la fuerte emigración.

Sin embargo, para la curiosa polaca de 29 años, este era el momento perfecto para empezar a conocer el continente americano.

“Conocer Sudamérica siempre fue mi gran sueño y cuando comencé a leer sobre los países de la región quedé totalmente enamorada con Venezuela por el concepto del Sistema (Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela)”.

El programa de educación musical, creado por el maestro José Antonio Abreu, fue el anzuelo para Hanna quien en su Instagram relata cada anécdota de su viaje por nuestro país.

Glowacka fue presentadora del canal de Youtube de Play Station para Polonia y combina el trabajo con una de sus grandes pasiones que es viajar por el mundo.

Aventura en Venezuela

Antes de viajar hizo algunas amistades por internet que le facilitaron su andanza en tierras criollas. Sin embargo, Hania confesó que es una persona muy espontanea que no planea mucho las cosas y que decidió rápidamente comprar los boletos y venirse para acá:

“VenezueLOVE Hace mucho tiempo he estado preparando para mí viaje. Sabía que esperar, que cuidar, que me inspiraría (…) mi corazón se rompe cuando pienso que este hermoso país de gente tan amables, de tan increíble naturaleza, flora, fauna y deliciosa cocina (carne, carne, carne) tiene problemas económicos tan grandes” escribió en su cuenta de Instagram @hania.glowacka el día que llegó a Caracas a comenzar su aventura.

Desde que pisó nuestra tierra se maravilla con la amabilidad de los venezolanos. “He ido a varias ciudades y las cosas que más amo de Venezuela es su gente, son tan sencillos, abiertos y muy alegres. Muy distinto a la gente de Polonia que son cerrados y que no hablan con gente extraña. Aquí todas las personas te hablan, te sonríe, es maravilloso” , dijo la joven que no habla mucho el español, pero que maneja muy el inglés.

De momento, Hanina ha estado en: Caracas, Maracay, Tovar, Barinas, Valencia, Tucacas, Choroní, Barquisimeto y Bailadores estado Mérida.

Como anecdótico describió su paso por Maracay los primeros días donde se consiguió con un grupo de niños que vestían los colores de Polonia, en una actividad cultural de un centro comercial de esa ciudad, Glowacka aseguró que no contuvo las lágrimas de la emoción que le provocó conseguirse con sus colores, a tantos kilómetros de distancia.

 

¿Cómo le ha parecido el país?

La modelo está enamorada de nuestras tierras, a medida que conoce un nuevo destino, en nuestro territorio, su interés aumenta y sus ganas de seguir conociendo permanecen vigente: “Estoy en Caracas, esta terrible Caracas. Todo el mundo presta atención a mí, bueno soy morena pero este tipo de belleza morena diferentes, y hay muy pocos gringos aquí (bueno no se ven gringos realmente) porque todos se horrorizan por lo que había oído: Que te secuestrarán en Venezuela, te matarán y, en el mejor de los casos, te robarán todo, incluidos tus zapatos. Camino aquí, allí, normalmente, sin esconderme, sin miedo, sin pánico, entre la gente de aquí, a veces con un teléfono en la mano. Como en un bar barato con lugareños en una mesa, y sabes qué, nadie me mató, no me secuestró, no me robó, y como mucho me dio una mirada interesante, una sonrisa e interés, a menudo preguntándome de dónde soy”, escribió en una de sus largos textos de Insagram.

La modelo realiza una crónica en cada una de sus aventuras por nuestro país, sus Instagram Stories son como un programa de Valentina Quintero, debido a que muestra cada recorrido que hace sobre nuestras tierras.

“No digo que sea un paraíso en la tierra y ahora todos tienen que venir aquí porque es grandioso (…) Tienes que tener cuidado, tener ojos alrededor de tu cabeza, no circular sin rumbo por los distritos “malos”, no desfilar con oro y diamantes, agitando tu mano con iPhone X. Sin embargo, tales reglas de seguridad deben ser preservadas en muchas ciudades europeas. En serio!”, describe.

Ella solo se preocupa por disfrutar cada momento que pasa en los alrededores de Venezuela: “Hay muchas cosas que me han impactado del país. Pero, yo he intentado registrar  solo las cosas buenas, todos los países tienen sus propios problemas, y de esa realidad, por su puesto no escapa Venezuela. Yo me quiero quedar con su naturaleza, sus animales, sus flores todos son increíbles y esas son las cosas que ha quedado guardado en mi mente”,agregó.

“Los venezolanos, como los latinos, son ruidosos, cantan, bailan y son muy sociables, pero lo que los distingue es su gran ingenio e inteligencia: me recuerdan a los polacos en este sentido. También logramos tener todo en tiempos difíciles, a pesar de las limitaciones. Muchas cosas no estaban disponibles, pero todos las tenían. Estoy hechizado por el encuentro aquí y allá, mi amor por mi país, y lo respeto mucho, en momentos en que el amor de mi propia nacionalidad y tradición a menudo desaparece. Amo Venezuela!”, subrayó Glowacka en uno de un post desde Barinas.

Durante cada parada describe la situación que le ha tocado vivir en nuestro territorio. No esconde la grave crisis económica del país, pero su travesía va más enfocada en aquello que, según ella, “Los medios de comunicación no muestran sobre Venezuela”: “Mis amistades en Polonia me decían que venir era una mala idea, por todas las cosas que se dicen en los medios de comunicación de Europa, honestamente, la realidad que muestran los medios de comunicación en Europa es muy distinta a la que yo me he encontrado aquí, por supuesto que hay lugares peligrosos, pero también olvidan mostrar los lugares preciosos, la maravillosa naturaleza y lo espectacular de su gente”.

Señala: “De todos los problemas para los que estuve preparado, el único problema real fue dificultad con los pagos. Debido a la gran inflación, las transacciones en efectivo no son una opción (a menos que sea por combustible). La mayoría de nuestras “tarjetas de pago” no funcionan (y si funciona, convierte la moneda a la tasa oficial, lo que significa que usted paga en exceso varias veces), además, la obligación de pagar es proporcionar al número de la Cédula que también es necesario demostrar al cajero. Todo está bien, pero se necesitan varios meses para lanzar una tarjeta de este tipo”.

 

Ella es muy activa en internet y en Instagram responde casi todo los comentarios de personas que no dejan de sorprenderse por lo que consideran un “particular” destino desde Europa a Sudamérica. Hanna abrió un canal de Youtube propio donde registra, de momento, sus pasos por Caracas y Valencia. “Estuve en Maracay por 10 días y luego decidí viajar a Tovar y Mérida, pero me he quedado enamorada de Valencia”.

En su contenido audiovisual, Hanina dedicó un video para explicar la distorsión cambiaría en nuestro país, así como episodios cómicos que le ha tocado vivir en el país. Ha subido 3 videos en formato ‘Vlog’ (Video Blog) recorriendo las calles de la capital y demostrando su pequeño, pero trabajado, manejo del español.

“De las cosas que más me ha inspirado en Venezuela es su diversidad en climas, por ejemplo tu tienes Tucacas donde puedes realizar una espectacular fiesta de verano en la playa y a pocas horas puedes ir a Mérida, un lugar de mucho frio donde tienes que abrigarte, esa diversidad es genial. Yo nunca había estado en un país con ese tipo de cosas”.

“Estoy fascinada de sus frutas, nosotros no las tenemos en Polonia, y si la tenemos es importada, de manera que es distinta a la de ustedes … Algo que me pareció cómico es cómo comen el plátano,  yo nunca había comido la banana como lo hacen aquí, para nosotros en Polonia es únicamente una fruta que no se cocina”, expresó cómo una de las cosas que le han sorprendido de nuestro país.

Hanina tiene 32 mil seguidores en Instagram y luego de casi tres meses en el país, su interés por conocer cada rincón parece aumentar. “¿Cuanto tiempo duraré en el país? No lo sé, ya te dije que soy una persona bastante espontanea, seguramente estaré algunas semanas más, pero además volvería pronto al país”.

Todavía le faltan destinos como Los Roques y el Salto Ángel, aunque ¿Será el estado Zulia su próximo destino?

Video en Youtube titu

lado: ¿Qué puedo comprar con 40$ en Venezuela?